28 agosto 2015

Mini canelones de berenjenas rellenos pimiento y cebolla asada, queso brie y mermelada de tomate

Soy de las que podría estar días y dias sin ir a la compra.La verdad que las compras no me gustan demasiado, por eso cuando voy arraso.Me pasa en muchas ocasiones que no se que hacer, ni que comprar, por eso me gusta ir al mercado, me inspira, se me va ocurriendo muchas recetas, alguna que he visto, y al ver un ingrediente me acuerdo de ella.Tener una nevera con variedad de productos me ayuda a decidir que hacer sobre la marcha.Muchas veces no se que cocinar hasta abrir la nevera, y la verdad que es sorprendente.
Siempre suelo tener pimientos y cebollas asadas, cebolla caramelizada, puré de ajo y algunas mermeladas especiales, que te resuelven de manera excepcional, un entrante o el acompañamiento de un plato
Estos mini canelones comenzaron a elaborarse en el mismo minuto que abrí el cajón de verduras.


Ingredientes

1 berenjena asada
Pimiento asados, receta Aquí
Cebolla confitada, receta Aquí
Mermelada de tomate y albahaca
Queso brie
Sal y pimienta
Aceite de oliva

Despuntamos, lavamos y secamos la berenjena.Las cortamos en lonchas alargadas, del grosor que nos guste, teniendo en cuenta que luego vamos a enrollarlas.Las ponemos en una rejilla, espolvoreamos sal y dejamos que suden, unos 2 minutos.Pasado este tiempo las lavamos y secamos bien.
En una bandeja de horno con uno poco de aceite de oliva las acomodamos y salpimentamos, las asamos a 180º hasta que estén doradas y tiernas.
Las dejamos enfriar.


Las cubrimos con el pimiento y la cebolla, enrollamos a modo de canelón, le ponemos en taco de queso brie y la mermelada, pinchamos con un palillo.
Si se desea la podemos gratinar antes de servir.
Es un aperitivo que podéis tenerlo perfectamente preparado con antelación.
Os aseguro que son deliciosos.


27 agosto 2015

Una pequeña escapada de la ciudad

No, no se equivocan de blog, sigue siendo "Y sigo en la cocina", mi espacio de cocina, de mis recetas de andar por casa, donde la esencia y la motivación del blog sigue siendo la misma, la de compartir y enseñarles mis sencillas elaboraciones, sin complicaciones, pero variadas que todo el mundo puede hacer y disfrutar en la elaboración de platos diferentes para cada día, con productos de proximidad al alcance de todos.Le estoy dando un cambio al blog por ustedes y por mi.
 Nunca antes había sentido ni la más mínima atracción por la fotografía hasta la llegada del blog, ahora me encanta fotografiar todas las comidas que hago, las que me hacen cuando voy de invitada, la de todos aquellos bares, restaurantes, tabernas, terrazas donde voy y la comida es exquisita.
Me gusta pasear con mi cámara, tomar fotos , capturar esos momentos que me dan gran placer, en los que me siento feliz, lugares con encanto, ya sea dando un paseo en plena naturaleza,  por las calles de la ciudad, una tienda de detalles sencillos, un colmado, tiendas bonitas de atrezzos, unas cervezas con amigos, o una taza de café tomada al sol y sin prisa y en calma.
Será un apartado más que compartiré con vosotros, a través del cual, cuando hecho la vista atrás vagando por las imágenes vuelvo a disfrutar nuevamente de esos momentos y lugares.



Está siendo un verano atípico, hace meses que todo lo es, los días van discurriendo sin más planes que lo inmediato, la desgana se apoderó de mi hace un tiempo y con ella mantengo un pulso, unas veces le gano yo y otras ella a mi.
Tiempos de cambios y nuevos horizontes, deseos de recuperar la cotidianidad de mis días, soy de rutina, la necesito para ordenarme y centrarme, pero estoy dispuesta a dejar que la locura, bien entendida, llame a mi puerta y dejarme llevar.
Este verano se adentró intenso, sofocante, días y días, que se convirtieron en semanas y semanas de calor que parecían no tener fin.
Adoro Barcelona por todos sus costados, no concibo otro sitio para vivir, pero este calor húmedo y asfixiante, provoca en mi sentimientos encontrados, como el querer tenerla lejos.
De la noche a la mañana decidí hacer una escapada en busca del frío, lo necesitaban hasta mis neuronas comenzaban agotarse.



Llegar al Pantano de Cerc's fue una oleada de aire fresco, donde mis sentidos comenzaron a activarse.
El nivel del agua estaba muy bajo, así que pudimos acceder hasta la orilla del pantano, estaba imponente,  lucia una aspecto de isla desierta que me encantó.Reinaba la paz y tranquilidad.



Estuvimos en un pueblito de la Cerdaña, Aranser, un lugar precioso que conocemos desde hace años, en los que iba con mis hijos de pequeños.No hay rincón que no sea encantador, y tan encantador como sus recodos, lo son también sus gentes
Allí en plena naturaleza disfrutamos de los paisajes, del estanque, sus callejuelas.




En estos lugares hay tanta tranquilidad que parece que el tiempo no avance y todo se disfrute con más intensidad.
Las ganas se apoderan a la hora de la comida y ya sus platos regionales, caseros, esas ollas de barro humeantes que te sirven en el centro de la mesa, junto a un buen pan de pagés, son el disfrute casi máximo del día.,la sobremesa es religión, no tiene fin.




Fueron unos día tranquilos y a la fresca, que me dieron un impulso, ya a la vuelta me reconcilié con Barcelona y su calor, es que #Barcelonaenamora.



19 agosto 2015

Pistachomole

Los sabores, olores y texturas pueden regresarte allá donde quieras por muy remoto en el tiempo que sea.Un plato de comida, un detalle, una festividad bien servida.Guardo infinidad de recuerdos que me trasnsportan hacia recuerdos inolvidables, esos sabores que viajan a través de mis sentidos, refrescándome la memoria de sensaciones vividas.

11 agosto 2015

Tarta mousse de Stracciatella